Reducción de los cornetes nasales

Los cornetes inferiores realizan tareas importantes tales como filtrar, calentar o humedecer el aire que respiramos. En algunos casos, ya sea por alergia, infección o simplemente congénito, pueden ser más grandes del tamaño adecuado y pueden dificultar la respiración. Si un paciente no presenta mejoría mediante el uso de sprays nasales o ciertos medicamentos, es posible reducir los cornetes mediante diversas técnicas quirúrgicas dependiendo del caso.

Este tipo de intervención puede realizarse bajo anestesia local en la mayoría de los pacientes. Durante la recuperación el nivel de dolor es mínimo y los efectos deseados tienen lugar entre dos y cuatro semanas.

2021_DrGS-59.png

¿Qué es la radiofrecuencia de cornetes?

Es una técnica quirúrgica con la que es posible reducir el tamaño de los cornetes mediante el uso de radiofrecuencia, una energía de alta frecuencia, baja potencia y temperatura. La radiofrecuencia produce el calentamiento preciso y controlado del tejido, creando una zona de coagulación y vaporización que disminuye el volumen del tejido. 

El resultado final es una reducción del volumen de los cornetes sin afectar los tejidos adyacentes. La intervención se realiza a través de los orificios nasales, por lo que no deja cicatrices externas.

¿En qué casos está indicada la cirugía de cornetes?

En caso de que la obstrucción nasal sea causada por la hipertrofia del tejido blando de los cornetes, la aplicación de radiofrecuencia puede aliviar la dificultad respiratoria.

Por el contrario, en caso de que la hipertrofia de cornetes sea causada por un agrandamiento del esqueleto óseo de este órgano esta técnica se tendrá que combinar con otros procedimientos para lograr beneficios sostenibles. Esta intervención puede realizarse bajo anestesia local en la mayoría de pacientes sanos.

¿Cómo es la recuperación?

La radiofrecuencia es un método mínimamente invasivo que produce pocas molestias gracias a que el área es totalmente anestesiada antes de la aplicación. Es posible experimentar una ligera congestión nasal «similar a un resfriado común» días después del procedimiento. Aún así, estos síntomas desaparecen rápidamente y el resultado final se aprecia a partir de la cuarta semana.

¿Son permanentes los efectos?

Existen casos aislados donde algunos pacientes pueden necesitar repetir la intervención para mantener el efecto permanente. Estos pacientes frecuentemente padecen de problemas de tipo alérgico asociados. El doctor Gustavo Suárez recomienda en estos casos un abordaje multidisciplinario incorporando la valoración de un especialista en alergología, aumentando así la tasa de éxito en sus pacientes.

alexander-krivitskiy-zle2_jp-AUw-unsplas